viernes, 1 de febrero de 2013

“Manos Unidas nos invita a poner la mirada en la cuestión del progreso de los pueblos”

http://manosunidasvillafranca.files.wordpress.com/2012/11/lemacampac3b1a2013.jpg?w=1000
publicado en: Infomadrid
El domingo 10 de febrero se celebrará la LIV Campaña contra el hambre de Manos Unidas, que este año tiene como lema ‘No hay justicia sin igualdad’. En su carta pastoral con motivo de esta jornada, el Cardenal Arzobispo de Madrid, Antonio Mª Rouco Varela, nos recuerda que “un nuevo año Manos Unidas nos invita a poner la mirada en la cuestión del progreso de los pueblos. En esta 54 Campaña lo hace fijando la atención en la importancia que tiene la colaboración entre el hombre y la mujer para alcanzar el verdadero desarrollo de los pueblos y sus gentes”.

“Que se reconozca la igual dignidad del hombre y la mujer debe ser sin duda una aspiración ineludible de todos nosotros”, asegura. “Después de haber celebrado hace unos pocos meses el 50 aniversario de la apertura del Concilio, tenemos que señalar, no sin tristeza, que, si bien en este campo ha habido un gran avance en muchos lugares, en otros muchos, especialmente en los países menos desarrollados, la desigualdad sigue siendo una causa de graves sufrimientos”.

“La verdadera igualdad que dignifica a las personas no puede alcanzarse, según pretenden algunas ideologías actuales, como la llamada «ideología de género», ni por medio del igualitarismo, que lleva a la confusión, haciendo creer que no importa la diferenciación de los papeles de hombre y mujer, ni por la confrontación, que presenta la conquista de la igualdad como una guerra de sexos”, asegura.

Y se pregunta si “no resulta evidente que, bajo el anhelo de igualdad, podemos descubrir el deseo de una vida plena, en libertad, digna del ser humano”. “Es claro que la igualdad entre hombre y mujer ha de ser buscada y fomentada desde la diferenciación, que conduce a la riqueza de la complementariedad y la comunión, dos cualidades que corresponden a la vocación que Cristo ha venido a desvelar al ser humano”.

“Es necesario, pues, seguir trabajando para que la igualdad entre hombre y mujer, que tiene su fundamento en la amorosa creación de Dios, no resulte una quimera”, afirma. “Si es verdad que, como dice el lema de la campaña, «no hay justicia sin igualdad», no es menos cierto que los esfuerzos a favor de la justicia estarán abocados al fracaso si no se reconoce dónde está el origen de la auténtica igualdad de hombre y mujer. Y para ello es preciso también reconocer de que la familia, «célula de la sociedad», ha de ser protegida como la primera escuela en la que esta verdad se enseña y se aprende”.

Concluye poniendo bajo la mirada de la Virgen María “esta nueva campaña de Manos Unidas, para que nos ayude a todos a incrementar la conciencia de la altísima vocación de ser hombre y mujer y nos mueva a todos, hombres y mujeres, a trabajar juntos por un mayor y más integral desarrollo de los pueblos”

No hay comentarios:

Publicar un comentario